Este artículo empieza una serie que os quiero traer de personas o temas que me han resultado interesantes en la web. Algunos estan en inglés en el original y en ese caso la traducción será libre del artículo. Aunque indicaré donde encontrar el original y quien lo ha escrito.

Esta es una traducción libre del artículo original que podéis encontrar aquí

Al decir traducción libre me refiero a que en su mayoría es traducción pero si me inspiran para contribuir con algo propio mientras traduzco lo haré.

 

 

 

 

8 Verdades Brutalmente Honestas que Necesitas Escuchar si Quieres Poner tu Mierda en Orden

Artículo original aquí

 

Independientemente de que nos creamos que tenemos nuestra mierda en orden, la vida tiene muchas verdades incómodas e independientemente de que nos queramos esconder o huir la única forma de asumir la responsabilidad total de nuestra vida es aceptándolas.

A lo mejor algunas de estas te las sabes, en relación con el resto, voy a ser el bastardo insensible que te las diga a la cara. Puede que hoy me odies, pero me lo agradecerás mañana.

Para que conste, no pretendo que esto sea una pataleta pesimista sobre lo dura que es la vida. Mi intención es motivarte a tomar acción armado con este mensaje.

Aquí están las 8 verdades brutalmente honestas que necesitas escuchar si quieres poner tu mierda en orden, tanto en video (sólo en inglés, aquí ) como por escrito:

 

1. Te vas a arrepentir de todo el tiempo que pasas en Redes Sociales

 

Las redes sociales son una pasada, yo soy tan adicto a ellas como tú. Pero las redes sociales también están haciendo que estemos más desconectados que nunca aunque con la ilusión de estar conectados. Sí, podemos comunicarnos con miles de personas pero ¿Qué profundidad de comunicación alcanzamos?

Las redes sociales nos están robando a muchos la conexión real con otras personas y las experiencias de la vida real. En vez de ver el mundo que tenemos a nuestro alrededor cuando andamos hacia algún sitio o cuando vamos en transporte público nos metemos en lo que nos ofrece el mundo digital. Si nuestro nivel de adicción sigue igual podría ser realmente aterrador, y esto sin tener en cuenta las posibles repercusiones de estar expuestos a tanta tecnología.

 

2. Tus reacciones son el problema

 

Sí, así de mierda es la vida. Y con mucha frecuencia superar o gestionar esa mierda es una putada. Pero independientemente de lo duro que pueda ser algo, siempre es nuestra reacción la que dicta el impacto que va a tener en nuestra vida.

Tú decides cuánto y durante cuánto tiempo vas a estar cabreado porque se te ha cruzado un coche, y tú decides cuánto y durante cuánto tiempo una mala opinión de alguien sobre ti va a hacer que te cierres en tu inseguridad. Ten tú reacción natural, pero después, de forma consciente, escoge cuánto  tiempo vas a dejar que impacte en el resto de tu vida.

 

 

3. Lo más arriesgado que puedes hacer es evitar los riesgos

 

Te veas a ti mismo como alguien que busca riesgos o no, no hay nada más arriesgado que la complacencia. Con esto no estoy sugiriendo que no llegues a un punto donde seas perfectamente feliz con tu vida y simplemente quieras mantener ese estilo de vida, sino que estoy sugiriendo  que no arriesgarte nunca es lo más arriesgado que puedes hacer.

Deja de hacer cositas, si lo que quieres es hacer grandes cosas y deja de decirte “esto me vale, es suficiente” si sabes, dentro de ti, que lo que te gustaría hacer, crear y tener es mucho más. El precio que pagas por no arriesgarte es tu felicidad a largo plazo.

 

 

4. Tienes que tener siempre suficiente dinero para lo que importa de verdad

 

“Me encantaría ir a ese seminario o comprar ese curso que me puede cambiar la vida, pero voy muy justito ahora.” Con todo lo cierto que eso puede ser tienes que tener siempre suficiente dinero para lo que importa de verdad.

El mayor obstáculo es la forma en la que nos gastamos el dinero en las cosas que no importan de verdad. No entendemos que gastarnos 4 euros en un café Premium es una inversión que no lleva a ningún parte, pero pensamos hasta la extenuación gastarnos 200 euros en algo que nos puede cambiar la vida. Con esto no estoy sugiriendo que te pongas a gastar como un loco, o que nunca te des un capricho, simplemente que reevalúes cómo y en qué te estás gastando el dinero.

 

5. La gente te va a odiar pase lo que pase

 

Puedes intentar caerle bien a todo el mundo durante toda tu vida, pero hagas lo que hagas hay gente a la que no le vas a gustar. Así que en vez de perder el tiempo pensando qué es lo más aceptable, úsalo aceptándote a ti mismo como eres.

 

 

 

 

6. Echar la culpa a otros solo te hace más débil

 

Cuando lo haces, echar la culpa a otro o a la circunstancia parece aliviar, pero a la larga lo pagas. Cuanta menos responsabilidad aceptes por tus acciones y las decisiones que tomas, más débil eres mentalmente.

Asumir la responsabilidad puede tener algunas repercusiones inmediatas, pero con el tiempo terminas teniendo una vida basada en lo que crees, y refuerza tu habilidad para superar retos cuando aparecen.

 

7. La gente no piensa tanto en ti como tú te crees

 

Desde nuestro punto de vista, el mundo entero gira a nuestro alrededor, pero hay 7.000 millones de personas que lo ven igual. Así que aunque no todos somos súper egoístas y egocéntricos, estamos mucho más preocupados con cómo nos ven otros que con cómo les vemos nosotros a ellos.

Así que, una vez más, acéptate como eres y estate tranquilo sabiendo que la gente está demasiado centrada en sí misma como para prestarte toda la atención esa que crees que te prestan.

 

8. Ni siquiera la relación perfecta te va a completar

 

Tengo amigos íntimos que tienen relaciones de pareja desde hace mucho. Relaciones que no solo admiro sino que espero tener algún día. Pero incluso ellos, que parece que han encontrado a “la persona” reconocen que la verdadera felicidad viene de dentro y nunca te la puede dar otra persona.

Las relaciones son una extensión de nuestra felicidad y no su base, así que céntrate en reforzar la relación contigo mismo y todas las otras seguirán.