PREPROGRAMACIÓN → Pensar, sentir, hacer, tener resultados

Si os dais cuenta hay un elemento nuevo en la lista, este es un elemento que no dependía de nosotros hasta que hemos tomado conciencia de que existe, y es que nuestros pensamientos vienen de algún lado:

–    Vienen de los inputs de fuera y
–    Vienen de toda la experiencia que tenemos, de nuestro marco de vida, de nuestra preprogramación

Nuestro marco de vida no siempre es consciente, de hecho, hasta que lo trabajas, es más inconsciente que consciente.

Es nuestra preprogramación la que nos limita, insisto, hasta que somos conscientes de ella y la cambiamos.

¿Cómo funciona la preprogramación?

–    Eso lo sé
–    Ya, pero ¿por qué?
–    Lo sé y ya

 

Este es un ejemplo de preprogramación sin más. Son nuestras “verdades fundamentales” esas cosas que siempre han sido así.

De hecho, cambiarlas a veces cuesta porque simplemente son la base de lo que somos, eso que nunca nos hemos cuestionado.

Por ejemplo: la forma de la Tierra

Hace 4000 años: tal vez redonda (texto hindú Surya Siddhanta del s.XX a.C.)
Hace 3500 años: tal vez redonda (libro egipcio de  ‘La Morada Oculta’  del s.XV a.C.)
Hace 1600 años: redonda (sabios griegos como Platón, Aristóteles y Eratóstenes (siglos IV y III a.C.) también defendieron que los planetas eran esféricos)
Hace 500 años: claramente plana (según la iglesia católica)
Hace 300, 400 años: redonda (Copérnico y Galileo (s.XVI y XVII))
Ahora: tenemos fotografías de la NASA e incluso se puede observar la tierra en tiempo real y aun así pensamos que la tierra es totalmente redonda cuando tiene una forma más elipsoidal.

Es decir, NADA de lo que pensamos es 100% seguro.

Igual que lo podemos aplicar a hechos científicos teóricamente inapelables lo podemos aplicar a pensamientos propios, a esa verdad absoluta que nos “define”

Este descubrimiento, o recordatorio si ya sabias, hace que te cuestiones todo lo que crees que sabes.

Una vez que te cuestionas todo ya estás en el camino de la sabiduría, pues solo los que se cuestionan todo aprenden.

Los que se lo saben todo no tienen espacio para aprender más.
Una vez que hemos visto que no hay nada “seguro e inamovible” vamos a meternos en lo que sí que te lo puede parecer y vemos que hay una relación causa efecto clara:

Si piensas que puedes hacerlo lo haces. Si piensas que no puedes hacerlo no lo haces.

En los dos casos tienes razón, porque esa es tu preprogramación.

Por lo tanto para cambiar tus pensamientos requieres cambiar tu preprogramación.

Vale. ¿Cómo funciona la preprogramación y como la cambio?

Esto te lo contaré en breve. Si quieres estar informado ponte en contacto conmigo y recibirás un mail con las novedades

Ir a Cambio de estado de ánimo 3/4