El test de La Roca: Un truco para los hombres que no quieren ser acusados de Acoso Sexual

¿Eres un hombre y no tienes claro cómo tratar a las mujeres con las que trabajas? ¿Sientes que si no puedes decir todo lo que quieres no puedes decir nada en absoluto o no sabes decirlo? ¡No te preocupes! Este life hack (este truco) hará que trates a las mujeres como seres humanos desde ya.

Desde Harvey Weinstein hasta quien sea, parece que cada día se acusa a un hombre poderoso de acoso sexual. Hace muy poco el New York Times publicó la noticia de que los hombres cada vez están menos dispuestos a ser mentores de mujeres por miedo:

“Ha habido un enorme escalofrío en Silicon Valley debido a estas historias y la gente está hipersensible y tiene miedo de comportarse mal, así que están levantando todo tipo de muros,” dijo un inversor de capital riesgo que habló anónimamente por ese motivo.

Algunos están evitando reuniones a solas con mujeres empresarias, posibles nuevas empleadas y las que quieren una reunión informal o de networking.

Mantener relaciones profesionales puede convertirse en misión imposible, o no. Verás, siguiendo esta simple regla tu también podrás actuar con las mujeres tratándolas como seres humanos.

Es tan fácil como tratar a todas las mujeres como tratarías a Dwayne “La Roca” Johnson.

Sé que suena raro, pero es súper fácil, es un ejercicio de visualización que te ayudará a tratar a las mujeres en el lugar de trabajo. Cuando se te acerque una mujer sustitúyela en tu mente por la Roca. Después, actúa en consecuencia.

¿Sigues sin pillarlo? no hay problema, aquí van unos ejemplos.

Situación 1: Tomar un café

Pilar es una amiga de una amiga que acaba de llegar a tu ciudad y quiere hacer networking en el campo que ha elegido, que es el mismo en el que trabajas tu. Te ha dicho que porqué no tomáis un café y así puede preguntarte cosillas de la ciudad. Solo hay un problema, este es el aspecto que tiene Pilar:

¡Guau! ¡Es guapa! Incluso mucho. ¿¿Qué puedes hacer?? Quiero decir, sabes que no sería apropiado tratar una reunión para tomar un café como una cita ya que ella ha dicho claramente que es para tratar un tema profesional. Pero, por otro lado, es rubia, ¡como tu última novia! ¡Menudo lio! En la que te has metido.

Pero… esta situación es sencilla con la prueba de La Roca. Cierra los ojos, toma una respiración profunda y cuando los abras imagina que este es el aspecto de Pilar:

¡Hala! ¡Pilar tiene pinta de dura, fuerte y sudorosa! Parece una persona que está trabajando mucho para conseguir sus objetivos, ha dejado atrás una situación que claramente no le estaba funcionando y va a por cosas más grandes y mejores. ¿A lo mejor le puedes preguntar eso? Pero desde luego nada de intentar ligar con ella. Parece que te podría matar con la silla en la que estás sentado.

Situación 2: La Reunión

María es una compañera tuya de trabajo que tiene una serie de preguntas sobre un proyecto que acaba de empezar tu departamento. Te ha pedido una reunión vis a vis para ver algunos detalles del proyecto. Solo hay un problema:

¡Vaya! María no es solo una joven en forma y atractiva, sino que además parece que no está pillada. ¡¿Y si está dispuesta a hablar de su (asumes) ajetreada vida amorosa y de la tuya?! ¡Por fin, alguien con quien compartir tu último fetiche con el látex! ¿Cómo vas a conseguir centrarte en esta reunión, que no tiene nada que ver con lo que estás pensando, durante 45 minutos?

Una vez más, cierra los ojos, aclara tu mente e imagínate a María así:

¡Guau! Parece que María ha estado trabajando mucho y solo necesita ayuda con un pequeño escollo que ha encontrado. Afortunadamente es suficientemente segura como para pedir ayuda cuando la necesita, ¡menuda profesional! Tienes suerte de que María trabaje en tu equipo. Desgraciadamente parece que no va a haber tiempo para tu fetiche con el látex, por mucho que te pongan esos guantes.

Situación 3: La Salida

Tu compañera de trabajo Marta y su equipo acaban de lanzar un nuevo proyecto que ha sido un éxito y te han invitado a tomar algo después del curro para celebrarlo. Solo hay un problema. Sí. Lo has adivinado:

A Marta y a su equipo les encantan las cosas de Sephora. Una de ellas incluso lleva falda. AUUUUUU, ¿verdad? ¿Cómo se puede esperar que estés con las manos quietecitas con tantas mujeres jóvenes sonriéndote? Todo el mundo sabe que cuando una mujer te sonríe es porque le gustas de esa manera. Por lo menos así es en todas las pelis que has visto y en todos los clubs de striptease a los que has ido. ¿Cómo puedes saber si esto son solo unas copas con las compañeras o una oportunidad para masturbarte delante de un grupo como siempre has soñado?

Rápido, sustituye esa imagen en tu cabeza por ésta:

¡Vaya! ¡Marta y su equipo tienen un aspecto realmente profesional y son capaces de enfrentarse con lo que sea! No es de extrañar que su proyecto haya sido un éxito y quieran celebrarlo. A lo mejor podéis contaros batallitas de otros proyectos o escuchar cómo han conseguido que éste haya llegado donde ha llegado. Aunque una cosa es segura, da igual lo borracho que estés: no te masturbes delante de ellas. En serio, el último que tocó a un poli acabó con la cara contra el suelo. ¡No fue una buena noche!

¡Aquí lo tienes! Has aprendido una forma rápida y fácil de interactuar con las mujeres sin que sea inapropiado. Simplemente ofréceles el mismo respeto, admiración y miedo saludable que le ofrecerías a alguien que te puede destruir si te lo mereces.

Gracias por leerme y seguirme. Si te ha gustado dale a me gusta, comparte y sucríbete a mi página para estar al tanto de mis publicaciones.

Un abrazo

Este post está inspirado en el original de Anne Victoria Clark que puedes encontrar aquí